Satellite
Show on map
  • Day49

    Canggu, Bali

    August 4, 2019 in Indonesia ⋅ ⛅ 28 °C

    Hoy hemos desayunado una crepe en el hostal y hemos intentado extender una noche, el hostal estaba genial para los 3€ que hemos pagado. Demasiado genial para ser verdad. Efectivamente, había habido un problema en Booking y por eso habíamos conseguido este hostal tan barato. Si queríamos extender otra noche, tendríamos que pagar el triple. Stephan y yo todavía no teníamos la moto, pero Steven sí. Por tanto, teníamos una para los 3, así que los chicos han ido con la moto de Steven en busca de otro hostal y yo mientras me he quedado haciendo tiempo en el hostal y he escrito el penguin de ayer. Cuando han encontrado el hostal, han vuelto para recoger las mochilas y Stephan y yo hemos ido en busca de una moto. Hemos alquilado una y hemos ido al nuevo hostal a hacer el check in. Hemos ido los cuatro a comer a un warung y he comido mucho y muy bueno por 2'50€. Emma, Stephan y yo hemos ido a la playa y he hecho surf por primera vez!! Stephan me ha enseñado lo básico y, aunque no he conseguido ponerme de pie en ninguna ola, he conseguido surfear algunas sobre mi tripa y una sobre las rodillas y lo he disfrutado mucho. Ha sido muy agotador y he terminado con las piernas rojas de la fricción con la tabla. Ha sido divertido. Canggu es un sitio muy común para hacer surf y hay locales que alquilan tablas a montones. por dos horas he pagado 50000 rupias: unos 3,30€. Después hemos vuelto al hostal a ducharnos y vestirnos para volver a la playa a ver el atardecer mientras disfrutábamos de un zumo de fruta del dragón y plátano. Después hemos ido a cenar a un sitio parecido al de la comida... Delicioso. En este viaje he ganado unos cuantos kilos, pero con ellos experiencias, sabores, recuerdos y energía. Algo que también he notado en este viaje es que los hostales casi nunca tienen espejos de cuerpo completo; a veces incluso no tienen un espejo pequeño. Un pequeño descanso de observarse tanto no viene nada mal. El ambiente mochilero es muy sano en ese aspecto. A nadie le importa la ropa que lleves, el peinado, si te depilas o no, si eres más o menos delgado, etc. Entre la crema y el sudor, mi piel también está peor que en casa, pero en casa me sentiría mucho peor por ello. En este ambiente me siento a gusto en mi cuerpo y piel, aunque no esté en sus mejores condiciones –o en las condiciones que en occidente se consideran las mejores–. En los hostales se encuentran personas de lugares muy distintos, con apariencias muy distintas y es muy enriquecedor para la salud mental también ver a gente tan diversa, para no acostumbrarse al patrón al que estamos acostumbrados a ver en casa. Más tarde hemos ido a un bar con una piscina para hacer skate (o para ver cómo otros hacen skate xd) y ha estado guay. Hemos dado un paseo por Canggu de noche y hemos vuelto directos a la cama: mañana madrugamos para hacer surf!Read more